lunes, 29 de julio de 2013

Mi casa es su casa

Hace unas semanas, no sabía si algún día iba a acostumbrarme a lo que sucede en mi calle, con  mis vecinos. Me parecía (tal vez un poco exagerado lo acepto) una grosería que los niños vecinos llegaran a mi puerta, intentaran abrirla (giraban el picaporte pero siempre cierro yo con seguro)  y luego se metieran a jugar, comer, saltar, limpiar, ayudar y querer bañar y hacer dormir a Erik. Lo que sucede es ésto: Mi vecindario o solo las casas mas cercanas, no sé, están todas conectadas por los niños que habitan en ellas. Todo el verano se pueden ver chiquillos y chiquillas corriendo descalzos por los jardines de una casa a otra, entrando y saliendo como Pedro por su casa. Ya nos lo habían advertido en el invierno, que en verano esto se llenaba de energía con tanto chamaco, pero nunca me imaginé esto.

Todo comenzó gradualmente claro, al empezar la primavera sólo se nos acercaban tímidamente a platicar cuando nos veían en el jardín, después fueron agarrando mas y mas confianza y llegó el día que de plano giraron el picaporte; bueno esa vez me agarraron sola con Erik y juré que era un ladrón tratando de hacer su entrada. Y es que para mi es tan fuera de lo común, no sé, yo nunca entré de esa manera a casa de nadie, sin pedir permiso o tocar el timbre! Es invasivo no voy a decir que no, pero he tratado de abrir mi mente y adaptarme y poco a poco me he ido acostumbrando, por que pienso también que algún día será Erik y el nuevo bebé los que correrán de aquí para allá y serán invitados a tomar limonada y bollos de canela recién hechos de vez en cuando, no? además como le tengo mucho cariño especialmente a mis dos vecinitas de al lado, cada vez me siento menos incómoda con la situación de tener hijos extra de vez en cuando.

Precisamente una de mis vecinitas de al lado me preguntó con sus vocecita inocente de 6 años hace un par de días por qué nosotros cerramos con seguro la puerta. Casi hago el Plop de condorito con todo y chancla volando de la sorpresa, no es obvio? (me imagino que para ella obviamente no)
Le dije que "por seguridad" pero se me quedó viendo con cara de what de todas maneras.

Seguro somos los vecinos raros por hacerlo, por que por lo que veo todas las demás casas no ocupan los seguros durante el día, o de plano dejan la puerta abierta de par en par. Pero yo no puedo evitarlo, he intentado dejar la puerta abierta o dejarla sin seguro y me siento tan vulnerable! Me imagino los peores escenarios, así que mis hijos extra vecinitos saben ya que al venir deben tocar el timbre primero. Pero por lo visto les sigue pareciendo raro.

Será que es así? la rara soy yo? o ellos? jaja

5 comentarios:

Mina dijo...

Hola Bek!

En el pueblo donde yo me crie la gente en aquellos entonces no cerraba las puertas porque no se necesitaba (sniff sniff, extraño el Mexico de esos tiempos) y recuerdo mas de una vez haber entrado como "Juan por mi casa" con mis vecinos para jugar con mis amiguitos. Generalmente lo hacia con niños de mi edad, nunca me paso eso de "cuidar" a un niño mas pequeño que yo, asi que no habia problema.

La unica experiencia desagradable que me paso fue cuando una ex vecina ya no queria que jugara con sus hijas e invento que me habia robado un anillo para hacerme sentir mal y que ya no volviera :/ y pues lo logro porque aunque yo no hice nada, consiguio hacerme sentir mal y incomoda y evitaba a esa familia.

Como Erik todavia es muy pequeñito y los niños son muy ocurrentes es bueno que mantengas ahora si que un ojo al gato y otro al garabato cuando tienes vecinitos en casa, sobre todo ahora con el bebe.
Si de plano te sientes incomoda cerrando con seguro y te quieres evitar dar explicaciones no pedidas o broncas con los vecinos, lo que puedes hacer es colgar una campanita que suene cuando alguien habra la puerta y asi sabras quien entra.
Pero es bueno tener control en quien entra y sale de la casa asi que te entiendo perfectamente.

Alicia Seminara dijo...

Me puedo mudar a tu vecindario? ;)

A mí que me encantan los niños y jugar con ellos, no tengo suerte viviendo en este edificio!!! No hay ninguno!

Y para Halloween sufro horrores porque me encantaría que vinieran disfrazados a mi puerta!! :(

Nik neuk dijo...

Yo también quiero vivir allá. Aun tienen una habitación extra para mí o nuevo bebé me destronó jajajaja

Analia dijo...

Viniendo de paises latinoamericanos dejar sin seguro la puerta es igual a no encontrar nada a la vuelta, que dificil, yo no me acostumbraría como no tengo niños pues yo les mando de vuelta jeje..

Bek dijo...

jajaja otch, tons la rara soy yo :)