jueves, 25 de julio de 2013

Imagen

Estaba viendo las fotos de Kate y William con su recién nacido en el periódico y aunque yo no soy pro realeza, noté con agrado lo fresca que se veía Kate toda hinchada y con su pancita de embarazo aún en su lugar. Si, maquillada y peinada claro, es la futura reina de Inglaterra, pero no la metieron como embutido dentro de una faja para disimularle el vientre, salió así como salimos todas con el barrigón y eso que ella durante todo el embarazo tuvo una ciruela por panza, no una sandía como tenemos otras. Me cayó bien. 



Después me quedé pensando cuanto tiempo tardaría para que comenzaran a hablar sobre lo rápido que seguramente perderá el peso del embarazo, cuando leyendo mas abajo en el mismo periódico había otro artículo sobre lo impresionante que es que la actriz sueca Malin Åkerman a tres meses de parir a su hijo ya tiene cuerpo de bikini otra vez. Ufff. Y no, no digo ufff por envidia, si no por la enorme presión que ejercemos sobre las mujeres para cada vez en menos tiempo se recupere el cuerpo de antes de ser madres. 
Por que claro, aparte de madres pues somos objetos sexuales y hay que volver a la figura lo más rapidito posible. A nadie le importa ni le parece mal que los bebés pasen mas tiempo con las niñeras con el fin de que su mamá se la viva en el gimnasio.

"Hace solo 3 meses que Malin Åkerman tuvo a su hijo, y ya está de vuelta en plena forma"

Por qué somos así entre nosotras mismas? Por qué un hombre que agarra kilos de más después de casado es por que "el matrimonio le ha sentado bien" o "su esposa si lo alimenta correctamente" mientras que si eso pasa con las mujeres, es que ya nos hicimos fodongas, ya "nos dejamos" por que al fin que ya conseguimos marido...
Por qué una panza prominente causada por el consumo de comida chatarra y cervezas en el hombre es tomado a guasa, es cómico, pero la pancita que nos queda a muchas mamás después de parir a un hijo es dejadez? y se ve mal y usch, esa mujer seguro no ha de quererse, no se cuida nada.

Yo no digo que esté mal el querer lucir lindas, todas lo intentamos de una u otra manera y yo también voy a salir a dar mis caminatas con mi bebé después del parto, y comeré sanamente y claro que quiero volver a sentirme en cuerpo, pero no en tiempo récord, quién nos va correteando o qué?  Lo que yo creo que está mal es no entender que si a mi cuerpo le está tomando 9 meses llegar a este estado, por qué me voy a medio matar en solo 2?
La sexualización de las mujeres en éste nuestro "mundo libre" me asusta. 

y claro, otras famosas dignas de admirar, no por buenas madres, de eso no sabemos, si no por que recuperaron el cuerpazo en un santiamén, eso es lo importante 

Y recordé de pronto las palabras de Ahsley Judd en su ensayo dirigido a los medios que la criticaron por lucir una cara mas "avejentada" y redonda de lo que solía ser.

nuff said...

6 comentarios:

Alicia Seminara dijo...

Coincido, a mí también me llamó la atención la "pancita" de Kate y es algo que uno por ahí no está acostumbrado a ver en una parturienta porque se oculta como si fuera una vergüenza.

Nik neuk dijo...

Por eso es necesario testimonios como los de Adele, que había engordado después de su embarazo y decía estar orgullosa de ello. Claro ahí la gente sí se escandaliza, no cuando las famosas se hacen cesáreas programas con liposupción y engañan al mundo alabando lo rápido que se recuperaron.
Vivimos en un mundo de estética, que es lo que vende. Y creo que cada vez los hombres tienen más presión sobre ello. Me refiero a que en vez de darle menos importancia a eso en ambos sexos se le está dando más.

Tita dijo...

Al igual que a tí, a mí también me llamó la atención el detalle... que bueno!!!!
Tienes razón de que estamos bombardeados 24/7 con imágenes poco reales sobre belleza...
Tiene razón Ashley Judd, la mujer no es un conjunto de atríbutos físicos y ya... somos mucho,mucho más.

Roze dijo...

Tal cual lo dices, es una presión enorme que el publico ejerce sobre el entorno de la mujer. Si lo haces presionada por la gente externa es sencillamente una verguenza, pero personalmente creo que is lo haces por ti misma está muy llevadero.
Mi pancita de embarazo aun no se va del todo y no estoy haciendo ni el mas minimo esfuerzo para que se vaya sabes, como tooooodo lo que me place jaja ;) y mi hija lo nota, ya la has visto como está de panchonchita no ;)
Un besote

Ley dijo...

Debe entenderse que la comparación de una persona corriente con una celebridad en este tipo de asuntos es un poco desbalanceada. De toda la lista de mujeres que publicaste que volvieron en un santiamén a sus cuerpos de princesas, todas trabajan vendiendo su imagen, dependen de ella, y tienen otro tipo de presión (en este caso económica) que la que pueda tener una personal de la vida real.

Estoy de acuerdo en que no debe tomarse como obsesión eso de volver a la figura perfecta en un par de días, pero creo que se debe estar consciente que si no cuidamos de nuestro cuerpo ahora, en el futuro será aún más difícil y verémos las consecuencias.

Entonces, en qué momento debe una mamá comenzar a pensar en sí misma? 18 años después?

Saludos!

Bek dijo...

Ley!

Justamente estaba pensando eso, que me falto aclarar que entiendo que éstas personas viven de su imagen y que de alguna u otra manera "está entendido" (?) que necesitan regresar a sus figuras lo antes posible. Hasta cierto punto. Lo que mencionas de la presión económica...la verdad no creo que por tomarse un año sabático todas esas mujeres se vayan a la bancarota, por lo que parece tienen sus cuentas bancarias bastante rechochas ;)

Lo que me parece injusto es que se haga en un tiempo extremadamente corto, que se la vivan en los gimnasios en vez de aprovechar esos primeros meses con sus recién nacidos, que sigan rigurosas dietas con lo que seguramente la lactancia se ve afectada, etc. Solo por que la imagen de la mujer que vende y deja dinero debe ser sexy, y la pancita de maternidad sale sobrando.

Claro que para volver a nuestra figura no necesitamos 18 años, yo misma dije que si el cuerpo toma 9 meses para llegar a ese estado, bueno, como mínimo yo esperaría un tiempo aproximado para regresar a mi peso. El peso del embarazo anterior lo perdí cuando Erik tenía 6 meses, haciendo caminatas y comiendo bien, y aún así me quedaba una pequeña pancita, que me vieron y me preguntaron con la boca abierta si ya estaba de nuevo embarazada. O sea, de mi, simple mortal se esperaba que estuviera plana como una tabla en ese tiempo! así que la presión tampoco es solo para las figuras públicas. Saludos! y gracias por tu comentario!