martes, 19 de febrero de 2013

Permiso de Paternidad

Una de las cosas que me encantan en éste país es la licencia de paternidad. Al tener un bebé, se tiene derecho a 480 días de licencia de trabajo para quedarse con él (ella) en casa. Éstos días se pueden dividir entre papá y mamá por igual, o como entre los dos mejor lo decidan. Normalmente era solamente la madre quien hacía uso de la licencia, pero en los noventas fue implementado que 60 días se reservaran exclusivamente para uno de los dos progenitores, es decir son intrasferibles, lo que ayudó que más padres se quedaran con sus bebés en casa por algún tiempo.
Bueno, ahora que estoy yendo a la escuela los martes, miércoles y jueves, Robert es quien se queda en casa con Erik. Y se quedará con él esos días hasta mayo que yo termine el semestre, en verano yo me vuelvo a hacer cargo y hasta agosto que sería cuando Erik entre al dagis (kindergarten)

Será que lo valoro tanto por que inevitablemente comparo las situaciones aquí y allá, en México el permiso de maternidad es de únicamente 12 semanas; 6 antes de la fecha programada de parto, 6 una vez que el bebé ha nacido. O sea que las mamás mexicanas dejan a sus bebés con las abuelitas (si bien les va) o en guarderías, cuando los pequeños tienen solamente 6 semanas de vida O.O!! Y eso yo lo veía normal. Que crueldad...


4 comentarios:

Marcita Bloguera dijo...

Si, es tan lamentable que en nuestros países las condiciones para ser mamá sea prácticamente un crimen. Aquí pasaron de 12 semanas a 14 y se les da una semana a los hombres para estar con el bebé. Es indignante que a estas alturas del partido, todavía no se valore y se reconozca nuestra labor, de mujeres, en este caso, como madres.

Abrazos y me alegro mucho por ustedes que puedan disfrutar de ese pedacito de cielo.

Abrazos

fabiana dijo...

Bek! El blog te quedó precioso! Mucha suerte con la cursada! Y más allá de lo bueno de esos beneficios, y de todo el tiempo que ustedes ya pasan con su peque, que bueno que E. pueda pasar todo ese tiempo con su papá y disfrutarse mutuamente. Cada vez que mi hija se queda sola con el padre por un ratito, cuando vuelvo, además de la alegría del reencuentro, seguro que aprendió alguna "monada" nueva. Un abrazo grande!

Lily Eriksen dijo...

A mi me parece algo fascinante el permiso de paternidad, habría que ver si sólo hace falta cambiar las políticas o empezar desde la cultura.

Cómo te está yendo en las clases?

Te quedo lindisima la portada del blog :)

Saludos!

Estela dijo...

uau.. increible! En Argentina tambien son doce semanas.. que poquito!
Bien por esas costumbres de paises avanzados..