sábado, 25 de febrero de 2012

Tan mía y tan ajena

Estoy en mi ciudad. Donde naci , crecí, estudié, me enamore, me rompieron el corazón, donde fui tan feliz y también lloré de dolor.
Y ella me recibe con los brazos abiertos, con su clima perfecto, con su gente y con su ruido, con su encanto.
Pero ya no la siento mía, mia.
Se que estoy de paso, estoy de visita, me encuentro aquí solo temporalmente.Mi esposo duerme junto a nuestro bebe. Y yo miro por la ventana, que da justo a una gran Avenida, la actividad del viernes. Y de repente me llegan recuerdos de mí  hace unos pocos años. Viernes por la noche, manejando en el trafico para ver a las amigas, yendo al cine, comprando quesadillas para cenar con mi mama. Como de otra vida, tan lejano todo eso.
La ciudad siguió su ritmo sin mi.
Mis amigas ahora se reunen en la Condesa con otras amigas, los cines exhiben nuevas películas, incluso mi mama encontró con quien compartir los antojitos del inicio de fin de semana.
Yo soy una turista. Y se me apachurra el corazon al caer en cuenta.  Nunca antes lo había pensado, que tonta.

No me arrepiento de haberme ido, pero que gacho se siente...

11 comentarios:

kutzi dijo...

Es fuerte cuando uno se da cuenta por primera vez... con el paso del tiempo uno encuentra un estatus que no es incomodo creeme se supera todo es cuestion de equilibrio, en el fondo somos afortunadas, conocemos dos mundos dos culturas dos lenguas dos todo y saber conjuntarlo saber equilibrarlo y saber sentirse comodas dentro de esa ambigüedad es único.

Mar dijo...

Yo te entiendo perfectamente, me acuerdo una frase que me dijeron y creo que tienen toda la razon: Ellos no cambiaron, tu cambiaste. En mi caso hay días que me siento homeless, que pertenezco a todos los lugares y a la vez a ninguno, que para mi, mi lugar perfecto seria donde pudiera juntar ambos lugares, imposible , solo en nuestras mentes. Tiene sus ventajas, pero comparto que aveces no es una sensacion muy linda que digamos.

Abrazos xx

Pao D dijo...

Yo también paso por eso cada que aterrizo en México. Los viernes con las amigas, parece que fue en otra vida... Pero ahora tenemos otra que también nos hace felices, aunque como dices: se siente gachito. Saludos y no importa que regreses rodando, lo bajarás en semanas. A mí me pasa siempre. Besos!

Jess dijo...

Huy si es un sentimiento bien curioso, eso de ir a tu tierra pero solo de turista como que si hace que entre la nostalgia.

Como dice Pao D pareciera que todo lo que vivimos allá fue en otra vida.

Pero bueno pásala bien por aquel nuestro querido terruño :D

Saludos!!

anasixties dijo...

ay mi queridaBek,mesientotan identificada contigo! ya uno no es ni de aqui ni de allá!!!!! disfruta mucho nuestro pais! Muchos besitos para Erik, hace un montón que no bloggeaba pero talvez pronto esté de vuelta en el circuito!!!
Besosssss

asenetita dijo...

Tienes razón es un sentimiento agridulce... pero así es... la vida sigue ellos allá y tu acá...
Estoy de acuerdo con la chica que dice que le gustaría juntar ambas partes eso sería perfecto pero no se puede realmente. Quizá el sentimiento no se supera, pero se aprende a vivir con él.
Disfruta mucho y pásala muy bien!

La Negra dijo...

Asi es... cada vez que voy a mexico me pasa lo mismo, siento bien raro todo es diferente, pero es como si nunca me hubiera ido...

dusfruta mucho, abraza y besa a tu familiacome las cosas ricas que puedas!!!

Nik neuk dijo...

En realidad no deberíamos creer pertenecer a un lugar, sería más lindo si quisiéramos pertenecer a una persona o ser nosotros mismos. Conozco esa sensación a pequeña escala y aunque crees que sabes que pasará no deja de chocar, verdad?

**Alma** dijo...

opss, no lo experimentando pero ya pronto iré a México. creo que tienes toda la razón pero ama, abraza, besa, platica, viaja, visita, come, durme y sientate tranquila y de casa, espero que asi sea. saludines aprovecha el DF que es hermoso.

saludines

Alma

DecimaMusa dijo...

Entiendo perfectamente. Yo viví casi 7 años fuera de mi país cuando regresaba de vacaciones me sentía, cada vez, un poco más extranjera. Aún ahora, 3 años después de haber vuelto, me siento un poco así pero me consuela pensar que todos esos años me regalaron un amor por una ciudad nueva que siempre me recibirá con los brazos abiertos y me permitió conocer amigos extraordinarios.
Hace poco leí un artículo que me tocó esos sentimientos que ya creía tranquilos. Si bien, gracias a Dios, mi situación y la tuya se dieron bajo circunstancias menos difíciles que las del corto texto, existen muchas emociones que se comparten por igual. Te lo recomiendo mucho: http://suenodelarazon.org/revista/?p=46
Disfruta mucho tu tiempo en méxico

Lily dijo...

Cómo siempre he dicho "Todo pasa por algo" y pues lo más importante es disfrutar, sabes que aunque México se sienta extraño, siempre será tu casa, así como lo es Suecia, después de todo, el hogar es el lugar que uno mismo se crea y que siente parte de.

Sobre tus post anteriores, yo hace meses que inicie el proceso de ser vegetariana (aspiro a un día ser vegana) y comprendo lo difícil, los cambios, sobre todo el tener que inventar tus propias opciones cuando los sustitutos y los productos que tengo a la mano son tan pocos...

Espero que estés (hayas?) disfrutando tu estancia en nuestro México.

Abrazos para ti, Erik y Robert.